No se vende, pero fue comprado

El contenido de este blog no puede ni debe ser vendido, pero ha sido comprado.
El tiempo que uno dedica a las cosas o a las personas es lo que las vuelve valiosas. Cuando doy mi tiempo a algo estoy cediendo mi vida, la vida que transcurre en ese tiempo. El receptor termina teniendo algo mío. Esta es la clave para cumplir con el mandato de Levítico 19: 18: "Ama a tu prójimo como a ti mismo". Pero Jesús nos dio un nuevo mandamiento: Amar al prójimo más que a uno mismo, hasta dar la vida por él. (Juan 15: 12-13) Salvo para defender la integridad de algún integrante de la familia o de alguien muy amado, nuestro sacrificio no es beneficioso en la forma en que resulta el de Cristo. Perder la vida cruentamente en beneficio de otro no redime porque somos pecadores. Pero sí es posible dedicarle tanta atención a alguien que podamos afirmar que hemos dejado la vida en él o por él. No de manera cruenta o sacrificial, sino en cuanto a entrega y dedicación. Así como le dedicamos nuestra vida a Jehová, también es bueno darla por otro invirtiendo nuestro tiempo en él.
_____________________________________________

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Barrabás


Hace unos dos mil años, un funcionario de Roma le dio a elegir al pueblo a quién quería que liberase. La elección estaba planteada entre Jesús de Nazaret, el hombre más grande de todos los tiempos, y un ladrón y violento que se sublevaba contra Roma. El pueblo eligió al violento.

Hoy día muchos jóvenes llevan una estampa del Che Guevara en su ropa. Un revolucionario partidario de la lucha armada, de metodología violenta, manchada de sangre. Dicen que era "un idealista".

Nunca vi a un joven llevar la imagen de Gandhi, un pacifista que logró arrebatarle la mayor colonia al Imperio Británico sin disparar un solo tiro.

Volvieron a elegir al violento...

¿Mi opinión? Haré propio un fragmento de la poesía de "Herencia pa' un Hijo Gaucho", que escuchaba cuando era un adolescente:

Si el mal por el bien no es
El bien por el mal tampoco
Diferenciar cuesta poco
Si se tiene sensatez

No hay comentarios: