No se vende, pero fue comprado

El contenido de este blog no puede ni debe ser vendido, pero ha sido comprado.
El tiempo que uno dedica a las cosas o a las personas es lo que las vuelve valiosas. Cuando doy mi tiempo a algo estoy cediendo mi vida, la vida que transcurre en ese tiempo. El receptor termina teniendo algo mío. Esta es la clave para cumplir con el mandato de Levítico 19: 18: "Ama a tu prójimo como a ti mismo". Pero Jesús nos dio un nuevo mandamiento: Amar al prójimo más que a uno mismo, hasta dar la vida por él. (Juan 15: 12-13) Salvo para defender la integridad de algún integrante de la familia o de alguien muy amado, nuestro sacrificio no es beneficioso en la forma en que resulta el de Cristo. Perder la vida cruentamente en beneficio de otro no redime porque somos pecadores. Pero sí es posible dedicarle tanta atención a alguien que podamos afirmar que hemos dejado la vida en él o por él. No de manera cruenta o sacrificial, sino en cuanto a entrega y dedicación. Así como le dedicamos nuestra vida a Jehová, también es bueno darla por otro invirtiendo nuestro tiempo en él.
_____________________________________________

martes, 24 de noviembre de 2015

Razonando




Ella: ¿No tienes temor de adelantarte presuntuosamente cuando estudias? Me refiero a que casi todos los hermanos buscan la opinión del esclavo en las publicaciones, pero rarísima vez sacan alguna conclusión que no haya sido publicada.

Yo: No temo, porque me cuido de sacar conclusiones que sean deductivas. El razonamiento deductivo no aporta conocimiento nuevo; la conclusión está implícita en las premisas, es algo que ya sabíamos o que deberíamos saber.

- ¿Podrías explicarme con un ejemplo?

- Sí. Veamos un razonamiento deductivo muy elemental: «Todos los hombres son mortales. Sócrates es hombre, luego, es mortal».  La conclusión, que Sócrates es mortal, está implícita en “todos los hombres son mortales”. Supuesta verdadera esta afirmación universal, una vez verificado que Sócrates es hombre, forzosamente debe ser mortal. Adelantarse presuntuosamente sería, por ejemplo, si yo efectuara algún razonamiento o investigación y concluyera en el día y la hora del Armagedón, del que Jesús dijo que solo el Padre sabía. O también podría ser establecer jurisprudencia o normas sobre asuntos de los que la Biblia no habla, como es el caso de una amistad profunda entre un hombre y una mujer. La Biblia, la Palabra de Dios, no dice nada al respecto, ni a favor, ni en contra. Pontificar sobre eso, no siendo inspirados ni habiendo recibido una revelación, es adelantarse sobre algo en lo que no les fue conferida autoridad. 

- ¿Tienes algún razonamiento sobre asuntos bíblicos, como para ilustrarme más? En cuanto al remate, mejor me hago la burra.

- Sí, burrita. Digo que en el nuevo mundo todo tiene que volver a ser igual que antes de la rebelión. O sea: las aguas que cayeron en el Diluvio tienen que volver arriba, las montañas descender y los polos  descongelarse. Cualquier hermano preguntaría: ¿De qué publicación del esclavo sacó esa afirmación? De ninguna, me parece que no dijeron nada al respecto, pero no hace falta; se deduce de lo que nos enseñaron.

- ¿A ver? ¿A ver? ¿Cómo se deduce?

- Convengamos, primero, en lo que sabemos. Por un lado, el nuevo mundo recibe a veces el nombre de “Recreación”. Dios debe recrear lo que la rebelión del Diablo y de los seres humanos destruyó. Esto que conocemos hoy es lo que quedó de la creación de Dios. ¿Estás de acuerdo?

- Completamente. Sigue.

- Por otro lado, sabemos que Satanás planteó una cuestión moral que no tenía precedente y por la que Dios tuvo que permitir la maldad por un tiempo para que se resolviera esa cuestión inédita. Con hábiles preguntas le sugirió a Eva que Dios era un gobernante egoísta que privaba a sus criaturas de cosas buenas que podían recibir; a la par de que lo trató de mentiroso. ¿De acuerdo?

- Sí, totalmente de acuerdo. ¿Cómo sigues?

- Bien. La Recreación puede ser igual, mejor o peor que la Creación original. ¿Ves otra posibilidad más que estas tres?

- No.

- Entonces: Si Dios hace al nuevo mundo mejor que el que recibieron Adán y Eva, la acusación original del Diablo resultaría cierta. Dios los habría privado egoístamente de algo que podían recibir. Si acaso fuera peor que el mundo en el principio, la acusación del Diablo se volvería cierta en el futuro, cuando ese nuevo mundo peor fuera efectivamente hecho. Para que Dios sea probado justo, la única alternativa posible es que el nuevo mundo sea idéntico al original. Las dádivas de Jehová son perfectas; que equivale a decir que son completas e inmejorables. Dios es generoso y da lo máximo a sus creaciones. Por este razonamiento deductivo no necesito confirmación; su conclusión está implícita y se desprende por necesidad  de lo que el esclavo nos enseñó. Sin embargo, nada puedo decir de cómo lo hará Jehová, no se deduce ni tengo la menor idea. Hasta aquí llega mi capacidad y lo que me es lícito.

- Notable. Nada que objetar. Estoy asombrada; es como descubrir un nuevo continente en un rincón del mundo que creía completamente conocido.

- Razonar y discernir es deseable. Meditar es necesario para madurar espiritualmente. Se dice, pero no es tan fácil hacerlo. Nos pasa a todos. Alguna vez, todos somos tontos y no vemos lo que está delante de nuestras narices.

- Sí, supongo que es así.

- Te doy un ejemplo con respecto a un asunto teocrático. Hace bastante tiempo atrás, en las asambleas se servía comida: las proverbiales pizzas, ricas tortas y hasta hubo choripanes (1). Algunos hermanos se levantaban antes de que terminara el programa para ocupar un lugar más avanzado en la cola de los choripanes, repitiendo con su conducta carnal algo parecido a vender la primogenitura por un plato de frijoles. Cierto superintendente que atendía estas reuniones cristianas calificó el hecho como de “humo a Moloc” y no permitió más que se sirvieran sándwiches de chorizo.

- Me parece bien lo que hizo ese hombre. Hasta después se dejó de servir comida, haciendo que cada familia o individuo llevara lo suyo desde su casa. Ahora las reuniones son más espirituales. Vamos más al contenido que a la “fiestita” gastronómica.

- Yo pienso que parecen más espirituales, pero lo que hizo este hombre fue barrer la tierra debajo de la alfombra.

-¿Por qué dices eso? 

- Porque no aprovechó la oportunidad para hacer algo por esas personas que decididamente no eran espirituales. Ahora no hay tentación y la verdadera naturaleza de algunos hermanos no se pone de manifiesto. Las personas se conocen cuando hay algo que ganar o perder y en los pequeños detalles. No es cristiano el poner trampas para que alguien tropiece. Pero no fue el caso; los chorizos se sirvieron con candidez, sin ningún propósito escondido. Aunque este buen hermano desperdició una oportunidad inmejorable para ayudar a un montón de gente. Supongo que coincidirás conmigo en que los que dejaban el programa antes de su finalización por un sándwich de chorizo tenían su espiritualidad en un entorno de cero, ¿no es cierto?

- Sí, sin discusión.

- Bueno, podrían haber filmado la fila de los que se adelantaron y luego llamar a dos ancianos de cada congregación asistente para que identificaran a los conocidos. Después yo hubiera propuesto encontrar entre los ancianos de cada congregación al más indicado para llegarle al corazón al involucrado en una conducta tan carnal. Algo similar a lo que Jehová hizo con David después de su crimen (2). Buscar que él mismo se condenara de corazón para que obtuviera un arrepentimiento genuino y un progreso espiritual. Porque decirle que está mal no sería indicado; no habría garantía de que dejara de hacer lo incorrecto por arrepentimiento, quizás lo hiciera para evitar el reproche.

- Me está gustando esto de razonar, Carlos. Ahora tengo que irme a un estudio con una hermana, pero, ¿tienes más para otro día?

- Un par más, a lo sumo.

- ¿Un par nada más?

- ¿Qué quieres? Soy Carlitos y un cliente mío me dijo una vez: “Carlitos, sos (eres) un carlitos”. Hago lo que puedo y puedo poco, a lo carlitos.
…..
-----------------------------------------------------
(1)  Un choripán es un sándwich con un chacinado (embutido) asado sobre carbón o leños. Consiste en una tripa muy fina rellena de un picadillo de carne vacuna, de cerdo o una mezcla de ambas muy condimentada.
(2)    12 Y Jehová procedió a enviar a Natán a David. Por eso él entró a donde él y le dijo: “Había dos hombres que se hallaban en una ciudad, el uno rico y el otro de escasos recursos. 2 El rico tenía muchísimas ovejas y ganado vacuno; 3 pero el hombre de escasos recursos no tenía más que una cordera, una pequeña, que había comprado. Y estaba conservándola viva, y ella estaba creciendo con él y con sus hijos, todos juntos. De su bocado comía y de su copa bebía, y en su seno yacía, y vino a serle como una hija. 4 Después de un tiempo le vino una visita al hombre rico, pero él evitó tomar algo de sus propias ovejas y de su propio ganado vacuno para aderezárselo al viajero que le había venido. De modo que tomó la corderita del hombre de escasos recursos y la aderezó para el hombre que le había venido”.
5 Ante esto, la cólera de David se enardeció en gran manera contra el hombre, de modo que dijo a Natán: “¡Tan ciertamente como que vive Jehová, el hombre que hizo esto merece morir! 6 Y por la cordera debe dar compensación con cuatro, como consecuencia del hecho de que ha hecho esta cosa, y porque no tuvo compasión”.
7 Entonces Natán dijo a David: “¡Tú mismo eres el hombre! Esto es lo que ha dicho Jehová el Dios de Israel: ‘Yo mismo te ungí por rey sobre Israel, y yo mismo te libré de la mano de Saúl. 8 Y me hallé dispuesto a darte la casa de tu señor y las esposas de tu señor en tu seno, y a darte la casa de Israel y de Judá. Y si no fuera suficiente, estaba dispuesto a añadirte cosas como estas así como otras cosas. 9 ¿Por qué despreciaste la palabra de Jehová, haciendo lo que es malo a sus ojos? A Urías el hitita lo derribaste a espada, y a su esposa la tomaste por esposa tuya, y a él lo mataste por la espada de los hijos de Ammón. 10 Y ahora una espada no se apartará de tu propia casa hasta tiempo indefinido, como consecuencia del hecho de que me despreciaste de modo que tomaste a la esposa de Urías el hitita para que llegara a ser tu esposa’. 11 Esto es lo que ha dicho Jehová: ‘Aquí estoy levantando contra ti calamidad procedente de tu propia casa; y ciertamente tomaré a tus esposas ante tus mismos ojos y las daré a tu semejante, y él ciertamente se acostará con tus esposas ante los ojos de este sol. 12 Mientras que tú mismo obraste en secreto, yo, por mi parte, haré esta cosa enfrente de todo Israel y enfrente del sol’”.
13 David ahora dijo a Natán: “He pecado contra Jehová”. Ante lo cual Natán dijo a David: “Jehová, a su vez, efectivamente deja pasar tu pecado. No morirás. 14 A pesar de esto, por cuanto indisputablemente has tratado a Jehová con falta de respeto mediante esta cosa, también el hijo mismo, que acaba de nacerte, positivamente morirá”. - 2 Samuel 12: 1-14  (Pero fue muerto con esperanza de resurrección. La Ley mandaba apedrear a los adúlteros. De no ser por la misericordia de Jehová, los tres deberían haber muerto por condenación, sin esperanza de resucitar)




No hay comentarios: